Duración

9 días

Desde

2.729 €

La Semana Santa en Guatemala es una celebración religiosa y cultural que se lleva a cabo durante la semana previa a la Pascua. Es una época de gran importancia para los guatemaltecos, y es una oportunidad única para experimentar las tradiciones y la cultura del país.

Durante la Semana Santa, se realizan procesiones religiosas en las calles de las ciudades y pueblos de Guatemala. Estas procesiones son encabezadas por imágenes religiosas, como la Virgen María y Jesucristo, y son acompañadas por bandas de música y grupos de penitentes.

Además de las procesiones religiosas, la Semana Santa también es una época de celebración y alegría. Las familias se reúnen para compartir comidas tradicionales, y se realizan bailes y otras actividades culturales.

Si está buscando una experiencia única y memorable, le recomiendo visitar Guatemala durante la Semana Santa. Es una oportunidad única para experimentar la cultura y las tradiciones de este hermoso país.

Propuesta de ruta casi a vuestro aire y en privado para compañeros de viaje, amigos o familiares, que quieran viajar en privado, con chofer guía que os acompañará durante la ruta. Una manera de vivir la experiencia Guatemala desde una perspectiva casi a vuestro aire, pero con chofer guía.

FECHAS

Semana Santa, del 23 al 31 de marzo 2024

TAMAÑO DEL GRUPO

16 plazas

Guatemala by Himba, Semana Santa Itinerario

Día 23 de marzo: Madrid/Barcelona – Ciudad de Guatemala.

Hotel Best Western Stofella 3*.
Presentación en el aeropuerto, al menos, dos horas antes de la salida del vuelo hacia Guatemala vía Madrid, con Iberia. Una vez en la ciudad de conexión, cambiar de avión para tomar el vuelo que os llevará a Ciudad de Guatemala. Llegada a Guatemala. Trámites de aduana y recogida de equipaje. Traslado al alojamiento.
Noche libre en Ciudad de Guatemala, inicialmente conocida como Nueva Guatemala de la Asunción.

Día 24 de marzo: Ciudad de Guatemala – Chichicastenango – Lago de Atitlán.

Hotel Villa Santa Catarina 3* o similar.
Desayuno y comida en casa de una familia maya. Cena en el hotel.
Comienza la ruta con chofer guía.
A la hora indicada deberéis estar, con Check – out realizado, y equipaje, en la recepción del alojamiento.
Temprano en la mañana estaremos con maletas listas para salir de Ciudad de Guatemala rumbo al Lago de Atitlán.
Saldremos rumbo a Santo Tomás de Chichicastenango, ubicado en el altiplano guatemalteco, también conocido como Chichi. Viajeros y nativos de esta región Quiché se reúnen, los jueves y domingo, en torno a uno de los más coloridos mercados de artesanía para turistas y de productos para la población local. Hasta el mercado llegan chapines desde casi todos los rincones del país. Tendremos la oportunidad de adentrarnos en la vida maya cuando visitemos las paraditas del mercado donde se venden tejidos para huipiles, o prendas típicas de cada una de las regiones de esta nación maya. Caminar más allá, después de las tiendas de artesanías para turistas, algunas de ellas auténticas y recomendables, nos permitirá llegar a los puestos donde la gente local compra el maíz, la carne, los pollos vivos, las tortillas y hasta remedios contra enfermedades o maleficios.
En medio de ese festival de olores y colores encontraremos la Iglesia de Santo Tomás, construida allá por 1540 sobre un sitio arqueológico, exactamente sobre 18 gradas que simbolizan los 18 meses, de 20 días, del calendario Maya. Será un día especial al coincidir con el Domingo de Ramos fecha en la que se conmemora la entrada de Jesús a Jerusalén. Si en algún lugar del planeta conviven dos creencias con respeto; si en algún lugar del planeta se percibe vivo el sincretismo religioso; si en algún del planeta coexisten con naturalidad ceremonias mayas y liturgia cristiana, es aquí. Este templo Maya, también Iglesia de Santo Tomás, no nos dejará indiferentes, aunque seamos ateos, creyentes, agnósticos o incrédulos en algún sentido.
El colorido Cementerio de Chichicastenango, con sus coloridas tumbas, lo convierte en lugar de visita recomendada. El departamento del Quiché tiene relevancia cultural, e histórica, ya que fue aquí donde hallaron el Popol Vuh, libro sagrado de los mayas que relata el origen de la humanidad, y de muchos fenómenos naturales, a través de costumbres, historias o leyendas, y de un compendio de relevantes aspectos religiosos, astrológicos, mitológicos, etc. El Popol Vuh fue traducido al español por el fray Francisco Ximénez, allá por 1715, y posteriormente, en 1854, encontrado y publicado por el austriaco Karl Scherzer. Comeremos en casa de una familia de origen Maya y seremos parte de una ceremonia maya.
Chichicastenango nos deparará una entrañable experiencia de altruismo y humildad. La gente maya nos fascinará por su sencillez, también por su tímida calidez.
Continuaremos viaje rumbo al Lago de Atitlán, lago que atesora una impresionante cantidad de agua depositada en el inmenso cráter de un volcán, y que a su vez está rodeado por otros volcanes: el Atitlán, el Tolimán y el San Pedro.
En torno al lago existen doce curiosos pueblos que tienen nombres de santos o apóstoles católicos. Estos pueblos están habitados, en su mayoría, por población maya de tres etnias: tzutuhil, quiché y cakchiquel. Durante la ruta iremos experimentando cambios de altitud respecto al nivel del mar, lo notaremos en los oídos fundamentalmente, y lo podremos monitorear en los equipos de medición del vehículo, pues casi todos cuentan con un altímetro. Saldremos de Ciudad de Guatemala a unos 1500 de altitud. Llegaremos a Chichicastenango que está a unos 2070 metros, para luego bajar hasta los 1573 metros cuando lleguemos a Panajachel, cerca del Lago Atitlán. Después de acomodarnos, si apetece, visitaremos alguna de las localidades cercanas, como Panajachel. Cena en el hotel. Noche libre en el Lago de Atitlán.

Día 25 de marzo: Lago de Atitlán.

Hotel Villa Santa Catarina 3* o similar.
Desayuno y comida. Cena en el hotel.
Detenerse y contemplar el Lago de Atitlán es un regalo a los sentidos, un espectáculo visual. Hemos llegado hasta aquí para convivir con este imponente espacio natural, considerado por muchos como el lago más lindo del mundo. Caminar hasta alguno de sus embarcaderos para hacer la foto del lago será una de las primeras cosas que querremos hacer al amanecer. Quedaremos para navegar por la majestuosa inmensidad de este cráter de volcán devenido en lago. Durante la travesía entre volcanes aprenderemos mucho de una región que dio acogida a Antoine de Saint-Exupéry cuando tuvo que permanecer durante algún tiempo en Guatemala, allá por 1938. Se dice que el Lago de Atitlán está presente en El Principito, baste ver en cualquiera de las ediciones del libro un dibujo que no representa un sombrero, sino una serpiente digiriendo un elefante. Se cuenta que tal metáfora se inspira en la silueta del cerro de Oro, que se ubica frente al volcán Tolimán, uno de los que veremos muy de cerca mientras navegamos por el Lago de Atitlán. El destino de nuestra travesía matinal será visitar algunos de los doce pueblos que rodean el lago, cada uno de ellos rebosante de vida, habitados por mayas ataviados con sus huipiles típicos, expresión de su singularidad étnica o cultural.
El más popular, conocido y visitado, es Santiago Atitlán, emplazado entre los volcanes Tolimán, Atitlán y San Pedro. Es aquí donde se venera al Santo Maximón, mezcla católica y del chaman maya, expresión del sincretismo religioso de este país. Otro de los sitios a visitar en Santiago Atitlán es el mercado Maya: una explosión de colores; un babel de lenguas de diversa cadencia o musicalidad; curiosas frutas desconocidas para nuestras retinas y nuestra memoria; un escaparate, a cielo abierto, de tejidos que podremos considerar como auténticas obras de arte.
También navegaremos hasta San Juan la Laguna, donde podremos visitar talleres locales, convertidos en proyectos sociales para beneficio de la población local, o en cooperativas para exponer a los visitantes la riqueza natural y creativa del país: podremos visitar el proyecto del chocolate, donde nos explicarán todas las aplicaciones y usos que dan al afrodisiaco fruto del cacao; la casa de las comadronas y su jardín con plantas medicinales, donde nos explicarán sobre la función social de las comadronas en las comunidades mayas de la zona; alguna galería de arte donde artistas locales exponen y comercializan el colorido resultado de su trabajo; y para terminar el recorrido entrar a alguno de los talleres textiles, gestionados por mujeres, donde la ancestral técnica del telar maya nos cautivará y enseñará. Comida en alguno de pueblos del Lago de Atitlán. Podríamos llegar, si apetece, hasta San Pedro la Laguna para caminar por sus calles; ver los murales creados por artistas varios o tomar un café mientras disfrutamos de las vistas. Navegaremos por el lago de regreso al alojamiento. Cena en el hotel.
Noche libre en el Lago de Atitlán.

Día 26 de marzo: Lago de Atitlán – Iximché – aeropuerto de Ciudad de Guatemala – Flores.

Hotel Isla de Flores 3*.
Desayuno y comida. Cena en el hotel.
A la hora indicada deberéis estar, con Check – out realizado, y equipaje, en la recepción del alojamiento.
Continuamos la ruta con nuestro chofer guía, en privado.
Saldremos del Lago de Atitlán rumbo al aeropuerto de Ciudad de Guatemala para tomar el vuelo hasta Flores.
Pondremos rumbo al sitio arqueológico Iximché, ubicado en el altiplano occidental de Guatemala, y caracterizado por haber sido la capital del reino maya kaqchikel desde su fundación, allá por 1470, hasta su abandono, en 1524. Luego, con la llegada de los conquistadores, volvió a convertirse en capital, pero esta vez de los recién llegados europeos. En 1960 las ruinas de Iximché fueron declaradas monumento nacional. Hoy día Iximché es, además de un sitio de interés arqueológico, un centro ceremonial maya. Los rituales que tal vez veamos durante nuestra visita son privados e íntimos, por lo que no deberíamos interrumpir, ni fotografiar, los ceremoniales. La visita se antoja de interés para aquellos viajeros que quieran tener contacto con los vestigios de la arquitectura maya. Iximché nunca será tan impresionante como Tikal.
Continuaremos viaje rumbo al aeropuerto de Ciudad de Guatemala.
Comida en ruta.
Finaliza la ruta con chofer a la llegada al aeropuerto de la Ciudad de Guatemala. La guía continua con nosotros.
El aeropuerto es pequeño y el proceso de embarque suele ser rápido, de cualquier manera, recomendamos estar con antelación suficiente. De Guatemala a Flores el vuelo es de poco más de una hora de duración.
Vuelo doméstico de Ciudad de Guatemala a Flores.
A la llegada a la zona más húmeda y tropical del país nuestros anfitriones nos darán la bienvenida y nos acompañarán al alojamiento en la animada localidad de Flores. Traslado privado al alojamiento en Flores.
Cena en el hotel. Noche libre en Flores.

Día 27 de marzo: Flores – Parque Nacional Tikal – Flores.

Hotel Isla de Flores 3*.
Desayuno y comida de cortesía en la selva. Cena en el hotel.
¿Cómo describir esta breve expedición a Tikal?: Como un viaje en el tiempo y por la mente humana. Caminar por la exuberante y sofocante selva guatemalteca nos va ayudando a hacernos una idea de cómo pudo haber sido la vida de esas mujeres y hombres, los mayas, que ya eran capaces, siglos antes de Cristo, de construir ciudades como Tikal. Tuvieron que idear un sistema de abastecimiento de agua de lluvia, ya que no existían ríos o lagos en las zonas cercanas. Esto evidencia la organización e inteligencia que llegaron a tener, pues fueron capaces de edificar una urbe, de más de dieciséis kilómetros cuadrados, y con más de tres mil edificaciones, dependiendo de la capacidad de almacenar el agua de las lluvias estacionales. Si hemos llegado hasta Tikal tendríamos que haber estudiado un poco de la historia de estas ruinas, perdidas en medio de la selva, allá por la cuenca del Petén, y que fue cuna de la civilización Maya. Se afirma que Tikal fue una de las ciudades más grandes del continente americano durante el periodo Clásico, y estuvo a la vanguardia de la arquitectura, del arte, y hasta de la vida cortesana, por más de diez siglos. Pero de todo esto nos iremos haciendo una idea más sólida hoy, a medida que recorramos Tikal y escuchemos lo mucho e interesante que nos explicará, in situ, la petenera o el petenero, quien hará las buenas galas como anfitriona o anfitrión, en las llamadas tierras bajas de Mesoamérica, aquí en Petén.
Si estamos alojados en Flores tendremos poco más de una hora de viaje hasta la entrada del Parque Nacional Tikal. A partir de este punto nos espera una buena caminata por la selva tropical, donde algún mono, o a algún otro animal de los que habita esta región, llamará nuestra atención. Por fin llegaremos a las primeras e impresionantes ruinas de lo que fue el antiguo Tikal. Cada uno de estos templos es magnífico en sí mismo, y nos veremos tentados a subir, por sus muchos escalones, a todos y cada uno de los que permiten el ascenso. Las vistas que nos deparan las alturas justificarán la escalada, sin duda. Después de mucho ver, de mucho andar, de mucho calor, de mucha buena plática con nuestros anfitriones del Petén, y de habernos hidratado bien durante el selvático paseo, llega la hora de hacer una parada para comer. Comida en el centro de visitantes del parque, donde nos espera un modesto pero agradable menú, a modo bufet. Comienza el regreso por la selva, momento que aprovecharemos para intentar encontrar a algunos de los ilustres miembros de la fauna local de Tikal: pavos ocelados, tucanes, loros, jaguares, comadrejas, pumas, armadillos y monos, incluyendo los monos araña y los monos aulladores.
Nos comenzamos a despedir de Tikal, un entrañable lugar que la UNESCO convirtió en Patrimonio de la Humanidad.
Traslado de regreso al alojamiento en Flores. Descansar un poco apetecerá, pero beber algo refrescante, o darse un trago del buen Zacapa, en alguno de los bares de la isla, contemplando las apacibles aguas del Lago Petén Itzá al atardecer, será un momento especial. Cena en el hotel.
Noche libre en Flores.

Día 28 de marzo: Flores – aeropuerto de Ciudad de Guatemala – Antigua.

Hotel San Jorge 3*.
Desayuno y comida. Cena en el hotel.
A la hora indicada deberéis estar, con Check – out realizado, y equipaje, en la recepción del alojamiento.
Continuamos la ruta con nuestro guía, en privado.
Saldremos del rumbo al aeropuerto de Flores para tomar el vuelo de regreso hasta Ciudad de Guatemala.
Traslado privado desde el alojamiento hasta el aeropuerto de Flores.
El aeropuerto es muy pequeño y está ubicado muy cerca de casi todos los alojamientos de Flores. El proceso de embarque suele ser rápido, de cualquier manera, recomendamos estar con antelación suficiente.
De Flores a Guatemala el vuelo es de poco más de una hora de duración.
Vuelo doméstico de Flores a Ciudad de Guatemala.
Después de nuestro vuelo de regreso al altiplano guatemalteco nos encontraremos con el amable chofer que nos llevará hasta el alojamiento en Antigua, localidad ubicada a poco más de una hora en coche desde el aeropuerto.
Traslado privado desde el aeropuerto de Ciudad de Guatemala hasta el alojamiento en Antigua.
Llegada al alojamiento. Comida en un restaurante local de Antigua.
La Semana Santa de Guatemala fue declarada en 2022 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, al considerarse uno de los acontecimientos religioso y cultural más relevantes del país por haber mantenido las prácticas y tradiciones asociadas a esta conmemoración durante siglos, por mostrar la diversidad cultural existente en Guatemala y por promover la tolerancia y la inclusión, al participar en sus preparativos y celebraciones, personas de diferentes estratos sociales, prevaleciendo el respecto, el afecto y la fe de todo un pueblo.
Si hay un lugar donde esta celebración cobra especial significado es aquí en Antigua y por eso hemos decidido dejar para el final de nuestro viaje esta visita coincidiendo con las celebraciones del Jueves Santo lo que nos permitirá participar de las principales actividades que conmemoran la pasión, la muerte y la resurrección de Jesús. Veremos las procesiones que avanzarán por las calles empedradas, acompañadas de toques de tambores, de plegarias, de aromas de incienso y de flores, muestras del barroco guatemalteco, de la tradición y de la devoción de todo un pueblo. Esa devoción y esa fe se volverán tangibles cuando disfrutemos de la decoración de las fachadas de las casas y edificios, cuando veamos cómo confeccionan las alfombras de aserrín teñido frente a los altares de las iglesias y plazas, cuando escuchemos la música sacra en las calles y espacios religiosos o cuando degustemos alguno de los platos típicos que se elaboran para estas fechas. Todo ello en su conjunto permitirá que podamos disfrutar de una experiencia única. Otro de los motivos por los que también les hemos convidado a venir a vivir la Semana Santa en Antigua es que esta celebración constituye una de las principales fuentes de ingreso y de generación de empleo, que ayuda al sustento de muchas familias y a mantener el oficio de las cocineras tradicionales, de los artesanos y de las tejedoras.
Cena en el hotel. Noche libre en Antigua, la muy noble y muy leal ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala. Hay muchos bares y restaurantes simpáticos y divertidos en Antigua, aunque la vida nocturna termina pronto. Para los amantes del buen ron esta ciudad nos reserva un rincón singular: la casa del Ron Zacapa, y no vamos a decir que es un sitio donde se vende ron, no, este es un sitio exquisito donde encontraremos uno de los mejores rones de Centroamérica y del Caribe.

Día 29 de marzo: Antigua, la muy noble y muy leal ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala.

Hotel San Jorge 3*.
Desayuno y comida. Cena en el hotel.
Las actividades del Viernes Santo comienzan desde la madrugada y llegan hasta pasado el mediodía. Podremos escuchar el redoble de tambores y la lectura de la sentencia de Cristo en los alrededores de la Iglesia de la Merced. Veremos cómo los vecinos y familias enteras saldrán a las calles para que el Nazareno bendiga sus hogares mientras pasa por encima de las alfombras de aserrín teñido, hojas de pino y flores que se han confeccionado para este recorrido. El Nazareno recorrerá las calles vestido con una túnica roja, cargando una cruz sencilla y con una corona de espinas confeccionada con espinas traídas de la Ciudad Santa de Jerusalén.
Antigua, conocida como la muy noble y muy leal ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, es una de esas villas coloniales donde caminar sin rumbo fijo, y mezclarse con la vida cotidiana de los lugareños, es la mejor de las opciones posibles. Si tuviéramos que comparar, o establecer algún paralelismo entre Antigua y algunas de las más singulares urbes coloniales de América Latina, sin lugar a duda pensaríamos en Trinidad. No en Trujillo, ni en Cartagena de Indias, sino en Trinidad, la entrañable y mejor conservada de Cuba. Antigua, al igual que Trinidad, nos transporta en el tiempo. La UNESCO también declaró a esta capital colonial como Patrimonio Cultural de la Humanidad, además de ser declarada Monumento Nacional y Ciudad Monumento de América. Pero si una cosa distingue a la joya guatemalteca son los tres volcanes que, impertérritos, custodian, condicionan y acompañan, el devenir de Antigua: Volcán de Fuego, Volcán Acatenango y Volcán de Agua.
Realizaremos un recorrido, a pie, por el centro histórico, sin prisas, sin pausas, dejándonos seducir y sorprender por sus rincones más auténticos. No podemos olvidar que estaremos en Semana Santa lo que hará que la ciudad esté muy concurrida y este recorrido se intercalará con procesiones y pregones. ¡Hay tanto que ver y fotografiar! ¡Hay tanto monumento colonial que visitar!: la Iglesia de la Merced; el Colegio de San Jerónimo; el Convento de la Recolección; la Iglesia del Carmen; el Convento de las Capuchinas; los conventos de San Francisco, Santa Clara, y Santo Domingo; o el cementerio de San Lázaro, que para nada se parece, en colorido, al de Chichicastenango, pero en su entrada podremos leer esta curiosa sentencia: La vida de los muertos consiste en la memoria de los vivos. Eso sí, no dejemos de disfrutar del mercado; de entrar a los patios de las casas donde se nos permita; de hacernos la foto en el arco de Santa Catalina; o de subir a contemplar villa, y volcán, desde el Cerro de la Cruz.
Fue en esta antañona urbe donde Antoine de Saint-Exupéry pasó la mayor parte del tiempo que vivió en Guatemala. Se dice que tal vez en ella se inspiró para escribir su obra, y que mucho le impactó esta vetusta villa asentada en el Valle de Panchoy. Vale la pena mencionar lo que Jorge Carrol, escritor argentino, formuló como hipótesis en algún momento: el planeta en el que vive El principito, el Asteroide B-612, es la Antigua, en Guatemala, ya que ambos tienen tres volcanes y uno de ellos está extinto. Comida en un restaurante de la ciudad.
A partir de las 3 de la tarde y hasta el final del día comienzan los cortejos procesionales del Señor Sepultado. La llegada de la tarde viene acompañada del fervor y la ciudad de los colores y las rosas cambia su carácter, los balcones dejan ver la tristeza por la muerte de Cristo en sus estandartes negros. Las notas fúnebres acompañan la Urna Sevillana del Señor Sepultado, cargada en hombros de sus cucuruchos recorren las calles empedradas cuna de las tradiciones de Semana Santa de Guatemala.
Podremos participar de estas actividades en lo que visitamos la ciudad.
A la noche quedaremos para ir a la Cena de Despedida en un restaurante de la ciudad.
Noche libre en Antigua, la muy noble y muy leal ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala.

Día 30 de marzo: Antigua – aeropuerto de Ciudad de Guatemala – Madrid/Barcelona

Noche a bordo del vuelo intercontinental.
Desayuno.
Hoy será el último día de este viaje por Guatemala, aunque siempre podremos volver pues queda mucho por ver de este país, por ejemplo: la región cafetera de Cobán; el Caribe guatemalteco, entre otros lugares.
A la hora indicada deberéis estar, con Check – out realizado, y equipaje, en la recepción del alojamiento.
Traslado al aeropuerto.

Día 31 de marzo: Madrid/Barcelona

Llegada a Europa. Fin de nuestros servicios

Guatemala by Himba, Semana Santa ¿Qué incluye?

INCLUYE
  • Vuelo a Ciudad de Guatemala con Iberia. Tarifa de Grupo.
  • Grupo reducido de 10 a 18 viajeros
  • Traslado del aeropuerto al alojamiento a la llegada a Ciudad de Guatemala.
  • (1) noche en Hotel Best Western Stofella 3* en Ciudad de Guatemala.
  • Transporte climatizado con chofer ruta (3) días desde salida Ciudad de Guatemala (días 24, 25 y 26 de marzo).
  • Guía ruta (7) días desde salida Ciudad de Guatemala (días 24, 25, 26, 27, 28, 29 y 30 de marzo).
  • Recorrido a pie del Mercado de Chichicastenango 2 horas.
  • Comida en casa de una familia maya en Chichicastenango.
  • (2) noches en Hotel Villa Santa Catarina 3* en Lago de Atitlán.
  • Paseo en barco por el Lago de Atitlán con visita a algunos (2) de los doce pueblos del lago.
  • Comida en alguno de los pueblos del Lago de Atitlán.
  • Cenas en el Hotel Villa Santa Catarina.
  • Visita en tránsito del sitio arqueológico precolombino Iximché.
  • Comida en ruta.
  • Vuelo doméstico de Ciudad de Guatemala a Flores.
  • Traslado privado del aeropuerto al alojamiento en Flores.
  • (2) noches en Hotel Isla de Flores 3* en Flores.
  • Visita al Parque Nacional de Tikal 6 horas.
  • Comida en el centro de visitantes del parque.
  • Cena en el Hotel Isla de Flores.
  • Traslado privado desde el alojamiento en Flores hasta el aeropuerto de Flores.
  • Vuelo doméstico de Flores a Ciudad de Guatemala.
  • Traslado privado desde el aeropuerto de Ciudad de Guatemala hasta el alojamiento en Antigua.
  • Comida en un restaurante local a la llegada a Antigua.
  • (2) noches en Hotel San Jorge 3* en Antigua.
  • Recorrido a pie para participar en las actividades de celebración del Jueves Santo.
  • Cena en el hotel en Antigua.
  • Recorrido a pie por la muy noble y muy leal ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala.
  • Recorrido a pie para participar en las actividades de celebración del Viernes Santo.
  • Comida en un restaurante local en Antigua.
  • Cena de Despedida en Antigua.
  • Traslado del alojamiento al aeropuerto a la salida de Guatemala.
  • Desayunos (diarios), comidas (6) y cenas (6) detalladas en el itinerario.
  • Seguro básico de asistencia en viaje (consultar otros seguros).
  • Asistencia en destino por nuestro personal (teléfono de asistencia 24 horas*).
  • Documentación electrónica.
NO INCLUYE
  • Equipaje para facturar en los vuelos domésticos e intercontinentales consultar suplemento.
  • Servicios no descritos en El precio incluye.
  • Propinas.
  • Excursiones opcionales.
  • Bebidas durante los traslados.
  • Bebidas extras en las cenas, comidas o desayunos.
  • Gastos personales como llamadas telefónicas, lavandería, bebidas, etc.
  • Entrada a museos, Parques Naturales y sitios que puedan cobrar entradas, se informará previamente.
  • Seguro opcional de cancelación: consultar con su agente de viajes.
  • Impuesto de seguridad en aeropuertos de Guatemala: desde $3,00 por persona pago directo en el destino.

 

Guatemala by Himba, Semana Santa Precio

PRECIO FINAL POR PERSONA EN BASE A HABITACIÓN DOBLE

Salida Guatemala Semana Santa En habitación doble 2.729,00 €

* Suplemento habitación individual 300,00 €

* Tasas de aeropuerto 390 euros, importe aproximado a reconfirmar en el momento de la emisión. (Incluidas ya en el precio)

 
  • Comparte:
Descargar viaje en PDF

Solicitar Reserva

Si ya estás decidid@ a realizar el viaje, puedes realizar la reserva de plaza desde el siguiente enlace.

Reservar plaza del viaje


¿Alguna duda? Contáctanos

Cita previa

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar