Un itinerario de viaje detalla todos los elementos de la aventura, desde los hospedajes en los hoteles hasta los destinos que vas a visitar. Es necesario tener un itinerario a la mano al hacer un viaje largo o corto, ya que esto le aporta una buena organización al viaje y maximiza la cantidad de sitios que podrás visitar y las actividades que podrás hacer. Un itinerario de viaje se desarrolla fácilmente. Con toda la información del viaje y un mapa, puedes planificar tu aventura de una manera organizada y efectiva.

Haz una lista de deseos

Crear una lista de todos los lugares que deseas visitar y las actividades que te encantaría hacer es una excelente manera de comenzar a planificar las vacaciones de tus sueños.

Escribe todo lo que quieres hacer en el lugar que vas a visitar en tu cuaderno de viaje, las actividades que quieres probar y los lugares que deseas ver. No es necesario que esta lista incluya solo lugares accesibles. Escribe todo lo que creas que es interesante para ti. Más adelante vendrá la etapa en la que necesitarás averiguar si tu lista de lugares de visita obligada es factible y cómo lograrlo.

¿Quieres hacer senderismo en la Patagonia, asistir al festival de música de Glastonbury o ir de compras a Nueva York? Entonces esas actividades deben tener la máxima prioridad en tu itinerario.

Crea un presupuesto

Toda planificación de vacaciones comienza con la creación de un presupuesto. No importa si te quedarás en hostales o en hoteles de 5 estrellas con todo incluido, harás autostop o volarás en primera clase, cocinarás en la cocina del albergue o comerás en restaurantes elegantes; decidir cuánto dinero quieres o puedes gastar te ayudará a mantener el control de tu presupuesto. Pensar en el presupuesto también te ayudará a seleccionar los lugares que puedes visitar o la forma de transporte para llegar a ellos. 

Lo más importante es que tu presupuesto sea realista. Algunos destinos son más caros que otros, y siempre es mejor presupuestar un poco más, ya que pueden ocurrir situaciones imprevistas. 

Decide la temporada

La mayoría de los destinos en todo el mundo tienen una temporada alta, que es más cómoda para viajar por muchas razones, pero también es más concurrida. También hay una temporada baja en la que se puede esperar un ambiente más relajado, pero también condiciones climáticas un poco más inestables.

Siempre crea un plan alternativo en caso de que termines varado por malas condiciones climáticas durante varios días. Debes decidir cuándo es el mejor momento para visitar el destino de viaje deseado.

Haz tu tarea

Nunca ha habido una manera más fácil de recopilar toda la información sobre el destino de tus sueños que hoy, ya que puedes hacer casi todo desde la comodidad de tu hogar. Internet es tu mejor amigo al hacer el itinerario de viajes.

Investigar sobre el nuevo destino puede ser abrumador, ya que hay tanta información que necesitas clasificar y procesar, pero todo el trabajo duro dará sus frutos una vez que aterrices.

Al crear el itinerario, usa mapas. Uno de los errores más grandes de casi todos los viajeros es que confían demasiado y se apoyan en sus conocimientos de geografía. Algunos lugares pueden estar un poco más lejos de lo esperado.

Comenzar a recopilar información después de que te hayas registrado en tu hotel probablemente será una experiencia bastante estresante, sin mencionar que perderás tu valioso tiempo.

Planifica el viaje con tu grupo

Si vas a realizar el viaje con tu pareja, familia o amigos, haz que participen. Comparte tus ideas y sueños con los demás y deja que todos hagan lo mismo. Si tratas de planificarlo todo por ti mismo, probablemente incluirás principalmente las cosas que te interesan y, cuando llegues al destino, es posible que descubras que tus compañeros no comparten las mismas ideas sobre las cosas. 

Sé flexible 

Tu vuelo puede retrasarse, un coche de alquiler puede averiarse o el mejor restaurante de la ciudad puede estar cerrado por mantenimiento. Cuando planifiques tu próximo viaje, asegúrate de tener un par de días adicionales para ajustar tus planes en caso de que algo salga mal.

Planifica un día libre

Si hacemos un viaje más corto, digamos de unas dos semanas, normalmente planificamos un día libre para el último día de nuestra estancia.

Esto nos permite llegar al lugar un día antes y tener un día completamente libre de estrés mientras exploramos la ciudad. Si planeas quedarte más tiempo, no dudes en agregar más días libres en tu itinerario.

Equilibra el itinerario 

¿Tienes más lugares que días en tu lista de deseos?

Selecciona lo que no te puedes perder y lo que crees que no será tan espectacular. Considera las distancias entre destinos y asegúrate de que todo tenga sentido. Prioriza el orden de los lugares que deseas visitar, encuentra la mejor manera de visitarlos y mantén tu itinerario realista.

Recuerda que no podrás ver todo, aunque lo desees desesperadamente. Las personas a menudo tienden a planificar demasiado su itinerario porque piensan que cuanto más es mejor, pero luego, en realidad, no tienen tiempo suficiente para verlo todo. Las vacaciones deben ser divertidas, no una carrera turística.

Tiempos de viaje

Al planificar un itinerario, los tiempos de viaje entre lugares son una de las cosas que la gente más subestima. Puede haber una diferencia entre lo que planeas y esperas. Para maximizar el tiempo de tus viajes, el punto de inicio no tiene que ser el mismo que el punto final. Encuentra los lugares más convenientes para volar y comienza a planificar desde allí.

También ten en cuenta el desfase horario, que afecta a todos de manera diferente. Algunos pueden sentirlo unas pocas horas, otros varios días. Calcula siempre el tiempo de viaje entre dos destinos.

Recoge toda la información para el viaje

Reúne tus reservas de hotel, billetes de avión, reservas de restaurantes, información de alquiler de coches, detalles del seguro de viaje, etc. Haz una copia impresa de todos tus documentos y guárdalos en un lugar seguro.

Una gran idea también es reservar las cosas con anticipación. Puedes ahorrar algo de dinero y tranquilizar tu mente ya que tendrás todo reservado una vez llegues al destino.

Consejo adicional: incluye la información de contacto de la embajada o consulado más cercano en caso de emergencia. Toda esta información es útil.

Recuerda, el itinerario de viaje no es un contrato estricto, solo ayuda a que tu viaje se desarrolle sin problemas, y el mejor itinerario es a menudo el más flexible. Pero sobre todo no olvides lo más importante, ¡diviértete!

Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para información estadística y mejorar tu navegación. Para continuar navegando debes aceptar nuestra política de cookies.

Aceptar Rechazar